Posteado por: elobservadorcampechano | noviembre 5, 2008

Causa escozor entre la alta burocracia propuesta económica de AMLO

fap

Por Masiosare

 Vaya que causó revuelo el “Programa para la Defensa de la Economía Popular” (PDEP), que entregara el día de ayer Andrés Manuel López Obrador a los diputados federales del Frente Amplio Progresista. Como siempre, las críticas no se hicieron esperar por parte de la derecha, a la cual tan solo el hecho de proponer una drástica reducción en los sueldos de la alta burocracia (tal como en la práctica lo hiciera el Presidente Legítimo durante su mandato como Jefe de Gobierno del Distrito Federal) provocó la ira de los diputados del PRI y del PAN, los cuales calificaron el programa de López obrador como “populista”, “demagógico” y algunos despistados hasta lo consideraron “utópico”. Se les olvida a estos personajes que, cuando AMLO fungió como Jefe de Gobierno del DF, el entonces gobierno de Vicente Fox redujo hasta la mitad el presupuesto para el Distrito federal, y que la forma en la cual López Obrador enfrentó esa drástica reducción, fue recortando los sueldos de los funcionarios del GDF, incluido el del jefe de Gobierno.

Pero vayamos más a fondo. El PDEP presentado ayer por el político tabasqueño contenía una propuesta de 9 acciones principales que buscan elevar los ingresos del Estado para que éstos sean destinados al gasto social. Veamos en qué consisten esos nueve puntos:

1. Reducir a la mitad los sueldos, desde el presidente espurio, directores generales adjuntos del Poder Ejecutivo Federal; jueces, magistrados y ministros de la Suprema Corte, de los consejeros del IFE y magistrados del Tribunal Electoral.
2. Disminuir a la mitad las percepciones de diputados federales y senadores.
3. Suprimir el Seguro de Separación Individualizada, que consiste en un fondo de ahorro especial para la alta burocracia.
4. Desaparecer los Gastos Médicos Mayores para la atención en hospitales privados de la alta burocracia.
5. Cancelar las pensiones a ex presidentes.
6. Eliminar la entrega de bonos discrecionales de fin de año para los altos funcionarios públicos.
7. Que las partidas de “otros gastos corrientes” del presupuesto federal diferentes a las que representan subsidios a la población en general y en especial a aquellas dirigidas a la población en pobreza extrema, se mantengan en el mismo nivel de 2007, más la inflación.
8. Eliminar la compra de vehículos para altos funcionarios, los gastos de representación, viáticos de altos funcionarios, la remodelación de oficinas, la renta de oficinas alternas de los servidores públicos superiores, boletos de primera clase y gastos de vestuario.
9. Reducción drástica de las partidas de publicidad, servicios telefónicos, celulares, fotocopiado y papelería, alimentación de funcionarios, servicios de asesoría, donativos, combustibles, arrendamiento de inmuebles y fideicomisos, entre otras.

Ahora bien: de acuerdo a las estimaciones realizadas por el Gobierno Legítimo, la aplicación de estos nueve puntos generaría un ahorro en el gasto burocrático por 230 mil millones de pesos. Estos puntos son lo que los diputados del PRI y del PAN consideraron demagógico, irreal y populista. Pero lo que sucede en realidad, es que a estos diputados les hace falta un diccionario (y un cerebro, de paso).

Fíjense nada más lo que es la ignorancia de estos diputados: según el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa Patrón, la reducción de salarios a la alta burocracia propuesta por el Gobierno Legítimo no tiene ninguna repercusión en la actual conyuntura económica del país. Para poner un ejemplo, tan solo el millonario subsidio a la gasolina y combustibles es de 200 mil millones de pesos. Y bueno, si para Gamboa Patrón el ahorro de 230 mil millones de pesos no son repercusivos, pues entonces una de dos: o le da frío que le bajen su sueldazo, o de plano este señor estudió en la universidad de Santo Domingo.

El caso más grave en el fino arte de “hacerse wey”, lo representó el diputado panista Juan José Rodríguez Prats, quien sin siquiera conocer la propuesta mencionó que López Obrador “tiene una tendencia enfermiza hacia la mentira pues en su propuesta de reasignación presupuestal no dice de dónde se sacarán los recursos que propone”. Y no hace falta adivinar que Rodríguez Prats hablaba sin conocimiento de causa, cuando claramente en lo nueve puntos se propones una reducción drástica en el gasto gubernamental, y claramente en el documento presentado por el Gobierno Legítimo se dice de forma textual que, adicional al recorte de gastos, se debe de utilizar “el superávit del sector público que al mes de septiembre del presente año asciende a 139 mil millones de pesos, y que se producto en gran medida de la mala administración y a la incapacidad de operación del gobierno que provoca que los recursos no sean ejercidos”. Aunque claro, tal vez el término es demasiado técnico para que pueda ser entendido por Rodríguez Prats, personaje para el que la reducción de salarios y prestaciones a la alta burocracia “es una utopía más remota que un viaje a Marte”. En serio, así lo dijo el cínico.

El “Programa para la Defensa de la Economía Popular” puede ser consultado directamente en la página de Internet del Gobierno Legítimo, a través del siguiente enlace: http://www.gobiernolegitimo.org.mx/documentos/economia_popular.pdf

SIN EMBARGO, la realidad nacional exige ajustes. Ya se había hablado en entregas anteriores sobre la conveniencia de considerar el ajuste del precio del petróleo para 2009, fijado en 70 dólares por barril, sobre todo si consideramos que el precio de la mezcla mexicana de exportación se ubicó la víspera en 47.42 dólares por barril, su menor nivel en el año. Tan es así, que es un secreto a voces dentro de las esferas de gobierno que ya hay voces de analistas que comienzan a recomendar ajustes en esa aspecto. Sin embargo, para el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Jorge Estefan Chidiac, hablar del tema es aún “prematuro”.

Desde luego, Estefan ya cuenta con que se tendrá que hacer uso del fondo de estabilización. Con esto, prefieren desaparecer fondos federales en lugar de realizar un ajuste al presupuesto, ya que como todos sabemos, 2009 es año electoral y un recorte presupuestal es “bad for Business” para el PAN. Eso sí que es demagógico, estimados lectores

 Cortesía el SDP

 
 
 

 


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: