La España Antisemita

Paúl lustgarten
 
La España del siglo XX heredó del siglo XIX graves desequilibrios.

Sociales: Vestigio del antiguo régimen agrario y estructuras incoherentes de la industria.

Regionales: Un desarrollo desigual de la sociedad opone mental y materialmente, dentro del seno del estado, antiguas formaciones y deformaciones históricas.

Religiosas: La iglesia católica mantiene una pretensión dominante dentro de una parte de la sociedad a la que responde un anticlericalismo político – ideológico en una parte de la burguesía, fanático, anarquizante y pasional en gran parte de las masas populares. Todos estos problemas fueron heredados por la República fundada en 1931.

La simpatía expresada por la República a los judíos a través de personajes tan distinguidos y destacados como los presidentes Niceto Alcalá Zamora y Manuel Azaña, el jefe del gobierno Alejandro Lerroux, el Ministro de Justicia Fernando de los Ríos y otros así como algunos ataques de la República al poder de la iglesia católica produjo como contrapartida de que el clericalismo español y las fuerzas antirrepublicanas arremetieran contra los judíos prácticamente inexistentes desde su expulsión por los reyes católicos en 1492.

A medida que avanzaban los esfuerzos por separar la iglesia del estado, durante la república, crecía el antisemitismo popular agitado por el clero. No hay que olvidar que en todas las ciudades y pueblos de España, durante la Semana Santa tal y como se hacía en el medioevo, los judíos eran presentados como deicidas, responsables de la crucifixión y muerte de Jesús. El fascismo español tomó el antisemitismo racial alemán y lo amalganó con el tradicional antisemitismo cristiano, de inspiración religiosa. Es interesante notar que después de Francia, España es el país donde se han publicado más ediciones de los Protocolos de los sabio de sion. Esto produjo un antisemitismo político que se añadía al religioso y social que existía en España desde los pogroms del año 1391 antes de la instauración de la inquisición o santo oficio.

José Antonio Primo de Rivera, creador de la falange española alardeaba de su antisemitismo respaldando la discriminación y persecución que practicaban los nazis contra los judíos. Intelectuales de la derecha como Pío Barroja andaban por ese camino. A diferencia del antisemitismo Alemán, que era racista, el Español era católico.

Dentro de esa lógica, el tradicionalismo monárquico culpaba a los judíos de haber generado el socialismo, el comunismo, el capitalismo y la masonería, lo cual por supuesto era totalmente falso. Veían a España en manos de políticos que supuestamente descendían de judíos por lo que veían en el nacimiento de la República una conspiración contra España. Decían los antisemitas españoles, de la época, que el propósito de la república en la intención de los judíos que por medio de los masones la prepararon desde afuera y la sostienen y dirigen desde adentro engañando a los españoles con las mentiras de la democracia, la libertad, la igualdad, estrechando así las cadenas al catolicismo para hacer imposible la vida de los católicos.

En ese ambiente que estalla la rebelión contra la república y la guerra civil el 19 de julio de 1936.

Los principales cabecillas de la rebelión generales Queipo de Llano, Emilio Mola y Francisco Franco, asumían esa interpretación y consideraban el movimiento rebelde como una cruzada, como una guerra de la civilización occidental contra el mundo judío (Queipo de Llano), “contra los judíos y la masonería” (Emilio Mola) y contra el “espíritu judaico” que pacta “con la revolución anti-española” (Francisco Franco).

El fascismo rebelde triunfa en 1939 y los vencedores restauraron el Césaro-Papismo, devolviendo a la iglesia católica todos sus privilegios y convirtiéndose en un organismo oficial del estado. Esta reunificación de los poderes: espiritual, político y militar siguiendo la tradición del antiguo régimen se conoce como Nacional Catolicismo por analogía con el Nacional Socialismo Alemán.

La iglesia por una parte, dio justificación moral a la dictadura. Es interesante señalar también que durante el régimen fascista de Franco, la política exterior del gobierno español fue dirigida por el cuñadísimo Ramón Serrano Suñer, doble ministro de gobernación y de asuntos exteriores, ideólogo del estado fascista y cuñado del generalísimo Francisco Franco, caudillo por la gracia de dios, fue un notable antisemita. Para Serrano Suñer, no había diferencia entre los judíos deicidas y los rojos patricidas. En 1940 y en perfecta coordinación con los nazis, negó el tránsito por España a judíos huyendo de los nazis, buscando protección en América.

A petición del Congreso Judío Mundial y por presión de los Estados Unidos y de la Gran Bretaña, España practicó en determinados casos una política benévola con respecto a los judíos. Pero no era esta la pauta dictada por el gobierno español durante la época de Ramón Serrano Suñer. Las valientes actuaciones de algunos diplomáticos españoles en salvar judíos, como el caso del cónsul de Budapest fueron acciones de motus propio y no política oficial.

La desaparición de la inquisición en el siglo XIX y del régimen franquista en 1975, con la mente de Franco, no han hecho mella en el profundo antisemitismo español lo cual explica que en el año 2004 el 88% de los españoles se declaren antisemitas.

No hay duda que el virus de esa milenaria enfermedad se transmite genéticamente. No solo el caso español sino el Europeo lo demuestran con creces.

Hoy, tanto la extrema derecha como la extrema izquierda y algunos o muchos intelectuales europeos no pueden ocultar esta milenaria enfermedad que es El Antisemitismo.
Cortesía la voz y la Opinión

Anuncios

3 comentarios en “La España Antisemita

  1. Así que “en el año 2004 el 88% de los españoles” nos declaramos antisemitas… Pues cuando hicieron esa encuesta yo no estaba, y me pregunto qué nueve de cada diez amigos míos, familiares o vecinos se han declarado antisemitas en el año 2004. Si esa cifra es cierta, entonces hasta los judíos españoles deben ser antisemitas. Seguramente dentro del español medio los genes antisemitas se pelean con los semitas, ya que según usted todo esto es pura genética.
    La “genética”, o la “genealogía”, pertenece al ámbito de lo que nace y muere, la cuna y la sepultura, todo ello vanidad a los ojos de Dios, que trasciende toda limitación natural y toda coyuntura humana, anterior como es a la circuncisión y la Ley mosaica y neutral en toda disputa religiosa o política. Por eso ha determinado la abolición de la historia y la instauración de un reino en el que los lobos españoles habitarán junto a los corderos campechanos, y éstos no reprocharán en la eternidad lo que aquéllos hicieron en la historia.

  2. Hola, soy Pedro Moya de Santiago de Chile. Leyendo este artículo me he dado cuenta de que no puedo opinar sobre la situación del anti-semitismo en España, pues va de la mano de muchos siglos de historia, pero si les puedo contar que ocurre en Chile.

    Soy católico y hace un par de días comentaba con un amigo sobre las tradiciones populares y “escondidamente” antisemitas de mi país.

    Para la semana santa se estilaba hace 15 años en muchos barrios hacer la quema de judas, la idea es que los ñiños hacía un maniquí de trapos y los padres deben rellenarlo de monedas. Al momento de la quema los ñiños podían recoger las monedas calientes y llevarlas consigo como trofeo de la quema.

    También hay una canción de “niños” que decía: “cuántos panes hay en el horno? 25 y uno quemado, quién los quemó…..” La horrible respueta: “….el perro judío”

    Tratabamos de hallar una respuesta a estas MALÍSIMAS COSTUMBRES, pues en este caso la Iglesia no era el primer postulante. Por qué?

    Tengo inmemorables recuerdos de curas diciendo a los feligreses lo malo de atacar a nuestros hermanos judíos, lo malo de la quema de judas y lo malísimo de la canción del “perro judío”. pero si no fueron ellos los culpables, quiénes? Chile tiene la ley migratoria más antigua del continete y un par de gobiernos hicieron tratos con otro par: Alemania y Turquía. Es muy sabido que las colonias alemanas no son muy aceptadas en el sur de mi país, por ser adoctrinadoras de las personas de los alrededores, por sus participaciones en la dictadura 73′ – 90′. El más claro ejemplo es el de Villa Baviera o infelizmente llamada Colonia Dignidad, que estuvo a cargo del criminal de la S.S. Paul Shaefer y que fue juzgado por la justicia chilena hace un par de años luego de ser encontrado en Buenos Aires junto a material de pedofilia, al parecer a sus 90 y tantos años las malas cosumbre no se le había ido, pues en sus campo-colonia tenía un lugar llamado la Kinder – House de donde cada noche escogía un par de niños para abusar de ellos. Es muy sabido del trabajo anti-semita que estas colonias hicieron en la mente de las personas de los alrededores.

    Con respecto al trato con turquía muchas personas de medio oriente consiguieron pasaportes turcos para entrar a Chile. Hoy se encuentra acá la colonia más grande de palestinos, despues de palestina. Ahora después de analizar lo querida que es la colonia palestina en Chile, que nunca han sido personas problemáticas acá y que jamás se ha oído de propagandas anti-semitas de su parte, no creo que ellos sean culpables.

    Si me preguntan yo creo que los alemanes de las colonias del sur son los más posibles culpables, que la iglesia no tiene cartas en el asunto, inclusive del 73 al 90 eran llamados por el gobierno los curas rojos y que creó en plena dictadura la vicaría de la solidaridad para intentar hacer prevalecer los derechos humanos y que mucho consigió. Los palestinos también pueden quedar fuera.

    El poco antisemitismo a excepción de un par de costumbres, para mí y muchos siempre ha sido y será culpa de los alemanes del sur de Chile. Y gracias a Dios decae cada día más, ahora que soy grande no he oído niños cantar esa horrible canción y la quema del judas es cada vez menos parte de la tradición, a excepción de unos pocos barrios tradicionales, y gracias al trabajo de los curas por hacer ver a la gente que los judíos son hermanos y no enemigos.

    En conclusión Chile es un país no-anti-semita y ver tribus nacional-socialistas es poco común y mirado como algo ridículo, porque digámoslo: no somo prescisamente el ejmplo de raza aria, somo una raza mixada.

    Por mi parte pretendo que cuando sea padre Chile se un país mejor al de hoy y enseñarle a mis hijos a respetar a los judíos.

  3. Yo opino que cuando el rio suena agua lleva… tanto presume el pueblo judio de ser unos perseguidos sera por algo… simplemente son inaguantables, mezquinos y mentirosos y ahora bajo el paraguas del amigo yankee, ademas peligrosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s