Posteado por: elobservadorcampechano | junio 11, 2008

Calderón desesperado ante incapacidad de funcionarios

Estado de los ESTADOS
Por Lilia Arellano


“Estoy de acuerdo en que las sociedades decreten abolir la pena de muerte; pero que empiecen por abolirla los asesinos”.
Jean Baptiste Alphonse

El espurio…

Cuando venía una mala racha y todo estaba mal la sabiduría popular sentenciaba: “andas con el santo de cabeza”. Tal parece que esta etapa la está viviendo Felipe Calderón, tan es así que como no se había hecho antes tuvo que llamar al ejército burócrata blanquiazul para leerles la cartilla y girar órdenes precisas en un afán de salir del duro bache que le ha representado los 18 meses que lleva en el mandato. La relación de fracasos no es corta, sino todo lo contrario. Hasta ahora no puede afirmarse que le ha resultado exitosa ninguna de las medidas aprobadas, ya sean las que forman parte de su labor como Ejecutivo o de aquellas que fueron aprobadas con el clásico mayoriteo en el Congreso; hasta su “Plan México” ya hizo agua y ni qué decir de lo que se espera en relación a la reforma petrolera y el día con día en relación al combate al narcotráfico.

 Eduardo Sojo, primero en la cadena de la desobedienciaAterradores mensajes y ejecuciones de narcotraficantes¿Hizo agua el Plan México?; ¿será igual con la petrolera?
Calderón le subrayó a los miembros del gabinete legal y ampliado y a un millar de funcionarios de alto nivel que debían girar instrucciones precisas que advierten la cero tolerancia a la corrupción, al influyentismo y a las compras amañadas del gobierno y además los exhortó duramente a que el gasto público se ejerza con oportunidad para que en las dependencias no se estén buscando pretextos para no invertir en lo que hace falta.

 En el acto llevado a cabo en Palacio Nacional se colocaron mesas de trabajo y hasta se presentaron ponencias destinadas a mejorar la gestión pública. Durante seis horas estuvieron trabajando y escucharon al michoacano pronunciar un discurso durante 90 minutos en el que les pidió otro imposible: “Quiero pedirles que al tomar decisiones se pongan en los zapatos de la gente, pónganse en su realidad, pónganse en cuánto tienen en el bolsillo para comer ese día”.

 Y mire usted si no es incierta la obediencia de los panistas hacia su jefe máximo, la cero tolerancia a la corrupción no viene aplicándose ni siquiera con los ex mandatarios estatales panistas, a ellos se les ha cubierto con un manto de impunidad tal, que tiene molestos a los pobladores de las entidades que han gobernado y que gobiernan actualmente. Pero no sólo se les ha encubierto sino que se les han dado puestos en donde el mínimo requisito tendría que ser la autoridad moral. Ahí están como ejemplos Ignacio Loyola y Patricio Patrón de Querétaro y Yucatán, respectivamente. Pero también están los de Morelos, Baja California, Aguascalientes, Guanajuato y Jalisco. Y si bien los estados tienen autonomía, la revisión de los recursos federales exige que quienes no usaron debidamente ese dinero deben ser castigados; ahí entran los funcionarios federales, los que dependen de Calderón, los que “trabajaron” seis horas, simplemente no hacen nada.

 En cuanto al influyentismo, éste ya se deja sentir hasta en la designación de los delegados federales y sobre las compras amañadas del gobierno hay mucho que señalar ya que aún y cuando se ha denunciado que la Secretaría de Salud, por ejemplo, compra medicamentos a precios mucho más altos de los que se pagan por iguales formulas en las entidades de la República para los regañados funcionarios calderonistas no parecen tener validez las instrucciones.

 El pedirles que se pongan en los zapatos de la gente, en su realidad, en cuánto tienen en el bolsillo para invertir en lo que hace falta es pretender alcanzar la luna con la mano. ¿Con un presupuesto para alimentación de 3 mil pesos diarios puede Agustín Carstens ponerse en los zapatos de un obrero que juntando dos salarios mínimos apenas reciben al mes lo que él puede engullirse cada 24 horas?

 Sin duda que en un gobierno fuerte una reunión de esta naturaleza tiene lecturas muy importantes. Después de tantos tropiezos se antoja que Calderón ya está, ahora si, verdaderamente desesperado. Mientras que su angustia es por enfrentar un aparato burocrático amañado, insensible, corrupto, más de 100 millones de mexicanos viven la misma angustia e incertidumbre por su futuro y de ellos, más de 50 millones no sólo carecen de esperanza sino que su lucha es sólo por sobrevivir las próximas 24 horas. Por cierto, este conclave no ha sido sino la muestra de otro fracaso, el de las instrucciones giradas durante la primera semana de mandato exigiéndoles a todos homologarse no sólo en el hacer y decidir buscando el bien común sino manteniendo la boca cerrada. Leer más…


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: