EL MIEDO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

SATIRICOSAS

Por Manú Dornbierer
El miedo a la consulta popular sobre el destino del petróleo de México que manifiesta el inefable saqueador confeso de Pemex, Juan Camilo Mouriño, nos obliga a preguntar, hoy que se celebra la libertad de expresión, si en serio cree estar calificado para amordazar a 9 millones de capitalinos plus otros tantos que se unan en más ciudades del país a la propuesta de consulta popular del Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard. Va demasiado lejos ese chico en el poder como le llaman los españoles al tesorito-bombón impuesto en Bucareli de un presidente espurio al que no reconocemos otros muchos millones de mexicanos y al cual el jurista Carrancá y Rivas vaticinó en el debate del Senado la destitución y hasta cárcel por su insistencia entreguista.

Están equivocados los que creen aún que la TV, la radio y la parte de la prensa que paga Calderón -con nuestro dinero además y cuyas baterías enfoca exclusivamente contra López Obrador- puede convencer a la gente de su “equivocación”, cuando está sufriendo en carne propia las atroces consecuencias del panismo traidor. Los mexicanos han aprendido a detectar la propaganda goebbeliana inspirada también en el miedo a la libre expresión popular y a la libertad de prensa. Denuncia Carmen Lira, directora de La Jornada: “En México, hasta hoy, los miles de millones de pesos en publicidad gubernamental son entregados a Televisa, TV Azteca, Radio Fórmula y a todos aquellos medios que se encargan de ensalzar los programas de gobierno y personajes a su servicio. Al parecer La Jornada vive, esencialmente, del dinero de la venta de alrededor de 200 mil ejemplares diarios; otros periódicos, que apenas distribuyen 50 mil, viven de los miles de millones de pesos que obtienen de publicidad, aunado a los privilegios que les otorga el poder por estar sometidos a él. Es el precio que debe pagarse en un sistema capitalista cuyo poder entiende perfectamente que para mantener su dominación es indispensable que la oposición, cualquier real oposición debe ser controlada y cercada mientras se apoya a los leales al sistema para gozar los cantos de las sirenas”.

Debo agradecer mi presencia en POR ESTO! al Diario de Yucatán, del primo de Mario Renato, Carlos Menéndez Navarrete, quien me corrió por haber llamado a su tocayo Castillo Peraza, simplemente “La Peraza”, por características conocidas del mentor de Calderón. El mote de “Leperaza” era el que le daban al panista (desde 1967) los reporteros capitalinos cuando era rival de Cuauhtémoc Cárdenas en la contienda por la Jefatura de Gobierno en el DF en 1997. El ideólogo de Acción Nacional, trabajó 6 años para el PRI de López Portillo en un desaparecido Diario de Campeche, instalado precisamente por el Diario de Yucatán. CCP convivió con el actual presidente espurio durante tan loable empresa consistente en servir a Jolopo que quería destruir al campechano Carlos Sansores Pérez, padre de la actual diputada de Convergencia, Layda Sansores San Román. Seis años vivieron en Campeche Castillo Peraza y su asistente Felipe Calderón, en el hotel Baluartes de la familia Arceo. De manera que cuando los panistas le echan en cara su pasado priísmo a muchos políticos enemigos, no deben olvidar el ramplón priísmo de estos dos próceres blanquiazules.
En fin, felicidades a los que no temen la verdad ni a su libre expresión.
Leer más…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s