Posteado por: elobservadorcampechano | junio 1, 2008

LA DEPRESIÓN

POR ORLANDO PALMA

1. La Depresión
Hoy en día escuchamos diariamente noticias en la radio, en la televisión e incluso en el periódico de personas que cometen suicidio a causa de periodos de depresión, causados por algún suceso que haga estallar sus deseos de quitarse la vida. No solo eso, sino que ha surgido una nueva moda, o una nueva forma de pensar entre los adolescente, que se autodenominan “emos”, los cuales se caracterizan por tener un bajo estado de ánimo e ideas suicidas.
Ahora bien, creo que es necesario que conozcamos más a fondo lo que significa la depresión, sus causas, no solo psicológicas sino también orgánicas, y lo que es aún más importante, la manera de dar con tal diagnóstico, con el fin de prevenir muertes prematuras en las personas.
Para comenzar con este tema tan importante, es necesario definir el término depresión; es un desorden psiquiátrico, el cual tiene la característica de presentar estados de tristeza, desdicha e infelicidad, los cuales, dependiendo del tipo de depresión, pueden ser temporales o permanentes.
Éste desorden psiquiátrico es uno de los más importantes y comunes, y tuvo un gran pico de incidencia a partir de que se termino la segunda guerra mundial. Este hecho es, porque el mundo se vio sumido en la miseria y en la devastación, llevando a la gente a pensar que todo estaba perdido. Se estima que alrededor del 6 al 12% de los hombres y del 9 al 26% de las mujeres podrán presentar algún tipo de depresión a lo largo de toda su vida.
La depresión es una enfermedad que puede aparecer en cualquier época de la vida, desde que somos muy pequeños, hasta que somos adultos, sin embargo, el libro de Rubinstein de Medicina Familiar, nos dice que la mayor parte de estos episodios depresivos los podemos ver en los hombres mayores de 55 años y en las mujeres de entre 35 a 45 años, siendo estos episodios provocados por causas muy variadas.2. Etiología
El origen de esta patología es poco conocido, pero podemos estudiarlo desde un punto de vista psicodinámico, genético o fisiológico. En últimas investigaciones en el ámbito de la depresión, se han encontrado relaciones entre la serotonina y el sistema inmune como factores que pueden potenciar esta enfermedad.
Otro de los grandes descubrimientos es que enfermedades como el accidente cerebro-vascular, cáncer, trastornos hormonales y enfermedad de Parkinson pueden tener una muy estrecha relación con la depresión, pues los pacientes con estos padecimientos usualmente también presentan algún tipo de depresión.
Ya conociendo todo esto, se cree que las causas más probables de la enfermedad son:
1. Factores genéticos
2. Problemas del desarrollo. Dentro de estos podemos observar hechos que hayan sucedido durante la infancia o algún tipo de defecto de la personalidad.
3. Estrés psicosocial. En éste punto cabe mencionar que los más importantes son el duelo, el desempleo y el divorcio.
4. Factores neuroendócrinos
Con respecto a los determinante genéticos, se sabe que las personas con familiares de primer grado con esta patología, tienen tres veces más riesgo de presentar depresión.
Estudiar el punto de vista psicodinámico es muy importante, ya que los individuos con baja autoestima, que puede resultar de haber crecido con padres hipercríticos, tienen una mayor probabilidad de deprimirse. Incluso una pérdida durante la vida adulta, puede ser un factor importante para el desarrollo de la depresión.
Las anomalías neurobiológicas, tenemos que la depresión puede ser causada por el aumento de un metabolito de la serotonina, llamado ácido 5-hidroxiindolacético, al igual que las alteraciones en el eje hipotalámico-hipofisiario-suprarrenal y tiroideo. Se han estudiado disminuciones y aumentos de algunos neurotransmisores como la norepinefrina, la noradrenalina y la serotonina relacionadas con algunos tipos de estados depresivos.
El papel hormonal juega un rol cardinal, porque se ha encontrado que en algunos casos de pacientes deprimidos hay elevación de la hormona luteinizante, melatonina, hormona del crecimiento y prolactina.

 3. Causas secundarias de depresión
Las principales causas son cardiovasculares dentro de las que tenemos:
• Infarto agudo al miocardio
• Prolapso de la válvula mitral
Endócrinas:
• Hipertiroidismo
• Hipotiroidismo
• Diabetes
• Hipercalcemia
Infecciosas:
• Mononucleosis
• Hepatitis
• Tuberculosis
• Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida

Nutricionales:
• Déficit de B12
• Déficit de Tiamina
Neoplásicas:
• Linfoma
• Cáncer de páncreas
• Tumores cerebrales
• Feocromocitoma
Neurológicas:
• Enfermedad de Parkinson
Secundarias al uso de Drogas:
• Benzodiacepinas
• Betabloqueantes
• Bloqueantes H-2
• α-metildopa
• Antiarrítmicos
• Reserpina
• Digoxina
• Cocaína
Secundarias al abuso de otras sustancias
• Hipnóticos
• Alcohol
• Corticoides
Situacionales
• Baja autoestima
• Depresión posparto
• climaterio

 4. Clasificación
La depresión está normalmente clasificada en leve, moderada o severa dependiendo el grado de intensidad en que se presente. Existe otra clasificación, que depende principalmente de las causas y los síntomas propios de cada tipo de depresión, son los siguientes:
• Depresión leve: en este tipo hay dos tipos de periodos, uno que se caracteriza por ser totalmente sintomático, en el cual el paciente se queja de todo tipo de síntomas afectando varias partes de su organismo, lo cual puede confundir en ocasiones al médico, pues lo hace pensar en diferentes tipos de patologías no relacionadas con un trastorno con el estado de ánimo. El otro periodo es un periodo asintomático, que es más prolongado que el primero. Generalmente, hay un factor detonante para que se dé el periodo depresivo, como alguna mala experiencia o un acontecimiento traumático. Es el tipo de depresión más fácil de tratar, puesto que muchas veces solamente un cambio en el estilo de vida, más relajado, sin mucho estrés, apartar la tristeza entre otros, es suficiente para acabar con el trastorno.
• Depresión moderada. La tristeza es un tanto más profunda, al igual que el periodo depresivo más intenso y prolongado. Los pacientes presentan síntomas propios de esta patología, al grado de que se necesita asistencia médica para evitar el progreso de la enfermedad.
• Depresión severa. En este tipo de depresión no hay periodos sintomáticos y asintomáticos, sino que los síntomas se presentan de manera continua. Los síntomas psicodinámico son muy intensos, incluso hacen que el individuo que la padece, no pueda llevar a cabo su vida como lo ha hecho siempre. Las relaciones del individuo con depresión severa se ven muy afectadas, y normalmente se vuelve ermitaño e irritable o hipoasténico. Los síntomas físicos de la enfermedad se manifiestan siempre, llegando a los delirios y alucinaciones, es necesaria la atención de un médico especialista de forma inmediata.
• Depresión reactiva. Está caracterizado porque ocurre como una reacción a algún acontecimiento de gran relevancia, que trae consigo sentimientos como tristeza, culpa o agonía, afecta a la persona, la cual no es capaz de actuar adecuadamente, puesto que ve a la situación muy estresante para soportarla. Ese tipo de disturbio es llamado también de trastorno de adaptación porque es una adaptación de la persona a una nueva situación creada durante acontecimiento estresante. Si hay un acontecimiento extremadamente estresante y la persona es incapaz de controlar sus emociones, se puede llegar a un estado depresivo más grave.
• Depresión endógena. Este tipo está íntimamente ligado a las causas neurobiológicas, puesto que tiene causas internas, es decir, que sucede sin motivo aparente, sin que haya algún tipo de evento traumático o estresante inmediato. La depresión endógena es muy grave y por sus características de presentación es sumamente difícil de diagnosticar, aunque los síntomas son los mismos que en los demás tipos de depresión.
• Depresión psicótica. Es grave, difícil de diagnósticas por su parecido a otras patologías del tipo emocional. Se puede distinguir de otros tipos de depresión por la presencia muy acentuada y continua de alucinaciones, perdida del contacto con la realidad y delirios. Amerita tratamiento médico urgente.
• Depresión neurótica. Es muy parecida a la depresión del tipo leve, la diferencia es que hay periodos más intensos de insomnio o de sueño excesivo.
• Depresión retardada. El paciente se ve imposibilitado de realizar actividades que le exijan raciocinio, concentración y atención. Los casos más graves llegan incluso a tener dificultades para hablar, comer e incluso moverse.
• Distimia. Es conocía como la forma crónica de la depresión, en la cual la depresión puede prolongarse por años, hay una gran alteración en el humor, habiendo estados de mucha irritabilidad, así como aumento o disminución del apetito. Los pacientes con distimia refieren poca energía o un cansancio excesivo. La mayoría tiene una autoestima baja, son pesimistas y casi la totalidad, si no es que en realidad la totalidad de sus pensamientos son pesimistas. En esta enfermedad no existen periodos más agudos o graves, sino que es una tristeza continua, sin embargo los síntomas son siempre más intensos. La distimia hace individuos antisociales, que se alejan de todo contacto con personas, sintiendo que su vida triste no debe afectar a los demás. Se ha encontrado que la época de la vida en la que más frecuentemente inicia la distima es durante la adolescencia o al inicio de la edad adulta. La distimia lleva muy frecuentemente al abuso del alcohol y de las drogas.
• Depresión Enmascarada. Las personas que sufren este tipo de depresión niegan estar deprimidas, lo que dificulta el diagnóstico, sin embargo son evidenciadas por los síntomas físicos como dolores generalizados, periodos de insomnio o hipersomnia.
• Depresión orgánica. Es causada por alguna enfermedad como el cáncer, accidente cerebrovascular, enfermedad de Parkinson entre otras, o por la ingesta de algún medicamento.
• Trastorno afectivo emocional. Es una clasificación muy antigua, refiriendo a un tipo de depresión que surgía en invierno, principalmente en los países del norte, donde hay mucho frio, los días muy cortos y con poca luz solar. Las personas con este trastorno comen excesivamente carbohidratos y sufren de hipersomnia diurna, similar a un estado de hibernación. La depresión termina justo al término del invierno y cuando el sol comienza a brillar.

5. Criterios para el diagnóstico de depresión
Para poder realizar un buen diagnóstico se tienen que seguir ciertos parámetros que ha fijado la Asociación de Psiquiatría de los Estados Unidos. En la cual se explican los síntomas más importantes, así como las diferencias con otros trastornos, ya que no se debe de confundirse con, por ejemplo, la fase depresiva de una enfermedad bipolar o maniaca depresiva. Para no hacer diagnósticos errados y comenzar tratamientos sin utilidad, se debe de efectuar un buen diagnóstico diferencial, esto principalmente se hace, conociendo si el paciente tiene síntomas de manía o euforia sin justificación.
Los criterios más importantes para este diagnóstico son:
I. El propio sujeto refiere el ánimo deprimido la mayor parte del día (en los niños puede ser irritabilidad), o pérdida del interés o la capacidad para el placer en todas o casi todas sus actividades. Deben de acompañarse de cuando menos cinco de los siguientes síntomas durante un periodo de dos semanas, y estos deben de provocar un cambio con respecto a las actividades previas del sujeto.
a. Pérdida importante de peso, del 5% o más, sin dieta. También puede ser aumento de peso, en los niños puede ser el fracaso en aumentar el peso esperable.
b. Insomnio o hipersomnia
c. Agitación o enlentecimiento psicomotor
d. Fatiga o pérdida de energía todos los días
e. Disminución para la capacidad de concentrarse o pensar, caso todos los días
f. Pensamientos suicidas recurrentes, ideas de muerte con un plan específico o intento de suicidio con o sin planeación
II. Los síntomas no deben de cumplir con los criterios para un episodio maniaco-depresivo
III. Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
IV. Los síntomas no se deben a los efectos de una sustancia o a alguna patológica médica
V. Los síntomas no están explicados por un duelo y persisten por más de dos meses

 6. Diagnósticos diferenciales
Los principales diagnósticos diferenciales son con la enfermedad bipolar, manía e hipomanía.
1.- Enfermedad Bipolar. Para diferenciar a la depresión de la fase depresiva de la enfermedad bipolar, debemos de preguntar al paciente si ha tenido algún episodio de manía o hipomanía.
2.- Manía. Se define médicamente como un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, el cual tiene periodos de alta irritabilidad con una duración de al menos una semana. Durante este periodo se han manifestado al menos tres de los siguientes síntomas:
• Autoestima exagerada
• Disminución de la necesidad de dormir, por ejemplo sentirse descansado después de haber dormido solamente tres horas
• Verborragia
• Fuga de ideas o una idea subjetiva de que el pensamiento esta muy acelerado
• Distracción
• Aumento de la actividad intencionada, es también conocida como agitación psicomotora
• Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial de producir consecuencias graves al sujeto, como las situaciones sexuales riesgosas.
• Los síntomas no deben estar asociados con la ingestión de sustancias ni con otra enfermedad médica como algún tumor cerebral.
3.- Hipomanía. La hipomanía se difiere de la manía porque puede durar pocos días y porque el episodio no es lo suficientemente grave para producir consecuencias en la vida del paciente.

 7. Tratamiento
Una vez realizado el diagnóstico diferencial, y asegurándonos de que se trata en realidad de una depresión podemos utilizar los diferentes tipos de tratamientos para esta patología.
Los tratamientos de depresión se apoyan en la psicoterapia y en la farmacoterapia. La base del tratamiento para la depresión es la medicación antidepresiva, aunque la psicoterapia representa un tratamiento indispensable para complementar la farmacoterapia.
Los fármacos más utilizados para tratar la depresión son los antidepresivos tricíclicos, ya que inhiben la recapacitación de la noradrenalina y la serotonina, así como también bloquean los receptores muscarínicos, histamínicos H1 y alfa 1 adrenérgicos. Su principal inconveniente son sus efectos adversos, como los problemas de adherencia al tratamiento.
Dentro de los efectos adversos más importantes están la sedación, efectos anticolinérgicos como la sequedad bucal, taquicardia y retención urinaria; los cardiovasculares como la hipotensión ortostática, prolongación del intervalo QT y arritmias.
Los fármacos de más reciente aparición para tratar la depresión son los inhibidores de la recaptación de serotonina (IRS). Son muy eficaces al igual que los ATC, y tienen una gran ventaja, que es la menos incidencia de efectos adversos, así como un menos número de consultas requeridas. Su desventaja es que tienen un costo más elevado. Los IRS más reconocidos son la fluoxetina, sertralina, paroxetina y fluvoxamina, y de aparición más reciente el nefazodone y la venlafaxina.
En nuestros días se requiere que tengamos una mente ágil para poder identificar todos estos tipos de problemas que le pueden suceder a cualquiera, también conocer todos los tipos de terapias disponibles para tratarlos, recordemos que la finalidad del médico es servir a sus pacientes, para que tengan una mejor calidad de vida, y esto solo lo lograremos siendo mejores profesionales y preparándonos para todo tipo de situación.

8. Bibliografía
1.- Organización Wikipedia. Manual diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales [Sitio de internet] disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/DSM-IV. acceso en 2008
2.- Organización Wikipedia. Depresión [Sitio de internet] disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Depresion. Acceso en 2008
3.- Psyweb. DSM-IV multiaxial system disorders diagnosis criteria [Sitio de internet] disponible en: http://psyweb.com/Mdisord/DSM_IV/jsp/dsm_iv.jsp. acceso en 2008
4.- Rubinstein A. Medicina familiar y practica ambulatoria. 1° edición. México. Médica panamericana; 2004.
5.- Bicley L. Bates Guía de Exploración física e historia clínica. Octava edición. Mc Graw Hill; 2003
6.- Pardo AG, Sandoval DA, Umbarila ZD. Adolescencia y depresión. Revista Colombiana de Psicología 2004;1(13): 13-28.

Anuncios

Responses

  1. Dead composed content material, Really enjoyed examining.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: