Posteado por: elobservadorcampechano | junio 1, 2008

IEEC: NUEVO DESPOJO AL ERARIO PÚBLICO

Por Carlos Martínez

Campeche, Campeche.-Lo que pasó el miércoles 30 de mayo  próximo pasado en el Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC), no se le puede llamar otra cosa más que “abuso de poder” y también “uso indebido de atribuciones y facultades” y éstos son delitos previstos y sancionados en el Código Penal del Estado y en cualquier Código de Ética de servidores públicos que se precien de aplicar la legalidad y la honestidad en todos sus actos.
Es inmoral ya tanto despilfarro y desgarriate en el IEEC, es que ¿no hay autoridad que les cierre la llave del dinero a los señores Consejeros y a su señora Presidenta Celina del Carmen Castillo Cervera?, ¿hasta cuándo les ven a hacer juicio político para fincarles tantas responsabilidades que tienen acumuladas desde el 2004?, ¿quién solapa a Celina y a su gavilla de ladrones, que no tienen llenadera?, ¿con qué justifican el alto costo del órgano electoral, 53 millones de pesos, en un año no electoral, pero sí de mucha corrupción y derroche de gasto corriente innecesario?, ¿en qué consisten las acciones que con gran pompa la señora Presidenta justificó que se tendría que gastar porque se trata de un año “preelectoral?, ¿también este año es año de hidalgo para el IEEC?En pretextos y justificaciones es en lo único en lo que son expertos los señores Consejeros y su Presidenta; y la única actividad que hemos visto por parte del órgano electoral es el uso de la tan mentada “urna electrónica”, que punto y aparte, no significa ningún desembolso extra para el Instituto, ya que es un equipo prestado de otro Instituto Electoral en el cual su tecnología, que no es campechana, le permite programarlo para cada proceso electoral en el que se le utiliza, no habiendo ningún aporte en especial ni financiero ni de ningún otro tipo por parte del IEEC, además de que no está contemplado en ninguno de sus programas esenciales de Ley, que son la organización y el desarrollo de los procesos electorales y la capacitación y la educación cívico-electoral para el desarrollo de la vida democrática del Estado, todo ello dentro del marco de la ley actual, la cual no contempla el uso de las urnas electrónicas.

La utilización de estos equipos ni siquiera está prevista en ninguno de los reglamentos internos del IEEC ni a nivel de promoción o de “socialización” como erróneamente lo promueve el IEEC, vamos ni siquiera en su programa operativo anual, por lo que finalmente se trata de un “as” que se sacó de la manga la señora Presidenta y su Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica, el multichambista y aviador de la SECUD, Tony Sabido, para justificar su enorme presupuesto en un año no electoral, lo cual es injustificable; simple y sencillamente no hay ninguna promoción ni acción concreta en materia de educación cívica electoral.

Aunque no sabemos qué más informó la mentada dirección en su Informe Trimestral al Consejo General, en la práctica no se ve ninguna acción, ningún spot, ningún evento cívico-electoral del Instituto, ninguna conferencia, nada más que la presentación de un dichoso libro de compilación de leyes electorales que ni siquiera fue de la autoría de los “flamantes” y “brillantes” Consejeros del IEEC (lo de brillantes puede ser porque brillan por su ausencia física en el Instituto, brillan por su ausencia sus ideas en materia electoral y brillan por su ausencia las acciones a favor de la democracia electoral y de los procesos electorales en Campeche).

El IEEC no ha generado desde el 2004 ningún avance ni consenso o acción que mejore o que ennoblezca a nuestra vida democrática estatal; los señores Consejeros y su Presidenta se han dedicado a cobrar religiosamente sus abultados sueldos y prestaciones, sus compensaciones y sus bonos, que no tienen ninguna justificación legal, despojando al Instituto del 80% de su gasto corriente, complementado con sus viajes de turismo electoral, nacional y extranjero, todo lo cual ya se les ha exhibido públicamente, y que no le ha traído ningún beneficio al Instituto y al Estado. De 2004 a la fecha se han aumentado sus sueldos y prestaciones en más de un 80%, cuando al común de los trabajadores apenas se les ha aumentado un 20% acumulado.

Ninguno de ellos se ha destacado por publicar un solo artículo en la materia electoral o democrática, ya no digamos un libro, ni siquiera sustentar alguna conferencia, charla o plática a la ciudadanía sobre sus experiencias o conocimientos en la materia electoral o la problemática que atraviesa el Estado en esta materia y sus propuestas concretas para superarlas o para mejorar el marco jurídico que rige a los procesos electorales.

Son auténticamente una nulidad, aunque sí presumen de haber participado en el proceso de selección de los consejeros electorales del IFE el año pasado; claro con un triste y patético papel del consejero Jorge Gasca, que no supo hilvanar ninguna acción concreta que tienda a mejorar los procesos electorales ni a nivel federal ni de su propio Estado, desde luego, porque simplemente no entiende lo que es un proceso electoral, mucho menos tiene capacidad de propuestas para mejorarlos.

Para teorías y discursos vacíos y huecos ya estaban hartos los diputados de la Comisión de Selección del Congreso, y eso que el señor estuvo becado para estudios de doctorado con recursos del Estado en el extranjero, pero no ha aportado nada en su actuación como Consejero Electoral, más que levantar el dedo en las sesiones del Consejo para aprobar; sin razonar su voto; todas las propuestas de la señora Presidenta, como ésta de ampliar su presupuesto para agandallarse con el dinero del pueblo. Y en la misma situación anodina están todos los demás Consejeros, incluyendo a la consejera que no tiene ni el más mínimo recato de excusarse de la aprobación de los dineros para su señor padre.

No dan una los señores. No trabajan ni proponen ni publican ni promueven ni reforman o actualizan sus reglamentos internos, pero eso sí, son buenísimos para cobrar oportunamente sus sueldos y para gastarse el presupuesto del Instituto en bonos, compensaciones, viáticos, hoteles de lujo, comidas y bebidas exquisitas en congresos o semanas electorales a lo ancho y largo de todo el país y en el extranjero, etc. Pretextos para viajar en turismo electoral de lujo sobran en el medio y los utilizan bien los señores consejeros del IEEC.

Y la señora Presidenta no ha dicho ni pío sobre el proyecto del edificio del IEEC, no se tiene información al respecto, más que continuas evasivas y eso sí, muchas solicitudes para seguir engrosando el abultado Fondo de Construcción (¿acaso piensa construir un nuevo Palacio de Gobierno?, con tantas carencias en el Estado); por ello, le solicitamos muy atentamente despegue todas las dudas que tiene la ciudadanía al respecto, a saber:

1) Si hubo un proceso de licitación o fue adjudicación directa la compra del terreno para el edificio del IEEC, cuántos participantes hubieron en dicho proceso y qué criterio se siguió para adjudicarlo al vendedor final; si hubo un avalúo y cuál fue éste y cuánto fue el precio por metro cuadrado y qué institución o instancia especializada en bienes raíces justificó el pago exorbitante de más de $800.00 por metro cuadrado que se pagó por dicho terreno (cuando el costo real en esa parte de la ciudad es de cuando mucho el 50% de lo pagado) y a quién se le ocurrió la brillante idea de que estuviera ubicado a un lado de la Secretaría de Seguridad Pública, en un área donde no existe urbanización ni dotación de servicios básicos como agua o electricidad. Cuánto se pagó finalmente, la forma de pago y los términos del contrato de compraventa.

2) A quien se le adjudicó el proyecto ejecutivo del edificio y mediante qué procedimiento licitatorio y si el mismo obliga al Instituto a adjudicarle el contrato de construcción al ejecutor del proyecto, o qué procedimiento de adjudicación y licitación y contratación se seguirá para la construcción del edificio. Costos y pagos realizados y la forma de pago.

3) Cuánto dinero se tiene actualmente en el Fondo de Construcción del Edificio, si ya se tiene el proyecto ejecutivo y cuál es el programa de construcción, cuánto han generado de intereses a la fecha esos recursos y en qué se han aplicado.

4) La fundamentación y motivación legal del Fondo y de la Compra del Terreno y la construcción del edificio del IEEC, así como la información relativa a todos los acuerdos, convenios y contratos correspondientes.

Como ya estamos enterados y hemos padecido de la enorme cerrazón y opacidad que existe por parte del IEEC y de su señora Presidenta, estamos procediendo a hacer las solicitudes de información correspondientes por medio de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado y directamente ante la Unidad de Acceso del IEEC, por si las dudas, para llevar este asunto hasta sus últimas consecuencias.

Ya basta de engaños y de agandalles de la señora Presidenta y de los consejeros electorales del IEEC. La ciudadanía está harta de los malos manejos, corrupción, deshonestidad, falta de resultados y anarquía en materia electoral en el Estado. Es injustificable la actitud de las autoridades electorales de no responsabilizarse de que las reformas constitucional y legal en materia electoral perneen y cristalicen a nivel estatal, independientemente de su criterio particular (ya sabemos que la Presidenta es de tendencia priista reaccionaria y los demás o son priistas conformistas o son panistas pro-priistas), pero hay que recordarles que la gran mayoría de los legisladores y las fracciones parlamentarias en el Congreso de la Unión aprobaron la reforma constitucional en materia electoral, y los estados están obligados a hacer los cambios correspondientes y se ha tenido el tiempo suficiente para ello. Y el órgano electoral tiene facultad constitucional de iniciativa de ley en la materia. Por lo tanto, nada más se tienen que poner a trabajar y desquitar sus abultados sueldos y prestaciones, que son un insulto para el resto de los trabajadores campechanos. Y que no digan que no hay tiempo, pues tienen cuatro meses más que suficientes para que se aprueben las reformas y adecuaciones correspondientes.

Ya algún legislador o grupo parlamentario tomó la palabra y la iniciativa para la reestructuración y depuración del IEEC; estamos a tiempo para que se hagan los cambios necesarios (principalmente de los Consejeros Electorales), para asegurar un proceso honesto, limpio y transparente, con nuevas autoridades que aseguren que la voluntad popular no va a ser mancillada nuevamente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: