Posteado por: elobservadorcampechano | mayo 27, 2008

Importar alimentos no es solución

Usted ya ha escuchado las “explicaciones”. Nos han dicho que si la comida está cada vez más cara es por las malas cosechas en Australia y Ucrania. Por la reducción de exportaciones en Rusia, Tailandia o Argentina. También a causa del mayor consumo en China o India. Que por la espiral ascendente de los precios de los energéticos, por los biocarburantes, por la especulación y por el acaparamiento…

 Nadie menciona, eso sí, a la crisis mexicana. Que México perdió la autosuficiencia alimentaria desde 1972 e hizo todavía esfuerzos institucionales para recuperarla hasta 1982. Que a partir de 1983 se impuso paulatinamente la fórmula de que resultaba más barato importar alimentos que producirlos, y poco a poco se fue desmantelado el aparato institucional de apoyo a los campesinos y agricultores mexicanos, como los precios de garantía, los centros de acopio y comercialización, así como la diversidad de formas crediticias que prevalecen en medios rurales de otros países.

 La crisis alimentaria aquí ya es añeja. Por tipo de productos, el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías del INEGI tiene registros donde se observa que son los alimentos básicos donde el país enfrenta la mayor carencia e insuficiencia de producción. Así, durante estos 18 meses de la Administración del señor Felipe Calderón, se han importado, por ejemplo, 9 mil 500 millones de dólares en cereales; más de 10 mil 600 millones en carnes y despojos animales; 8 mil 400 millones en semillas; 3 mil 100 millones de dólares en grasas animales y vegetales.

 Hoy, casi el 50% de los alimentos que se consumen en México provienen de las importaciones y esto se complica porque con el incremento de los precios internacionales derivado del uso creciente de alimentos para producir combustible, las reservas de alimentos se han agotado demasiado y las importaciones se han encarecido, por lo tanto, los precios de los alimentos básicos en México hoy son muy altos, se vive una escalada de precios, afectando a la población de más bajos ingresos que tiene ya problemas de malnutrición y deficiencias. Es la situación que hoy padece México en términos de inseguridad y vulnerabilidad alimentaria derivada de más de 25 años de políticas neoliberales y derivada del control del sistema alimentario por 20 grandes empresas oligopólicas que establecen las condiciones del consumo de alimentos.

 Y ante la crisis, el señor Calderón abre las puertas de par en par. Intenta paliarla con la importación. En eso se irán las divisas que el país obtiene por la venta de petróleo crudo al extranjero.
Pero, si como dicen, la crisis alimentaria va a durar cuando menos 10 años más, si el petróleo se está acabando, ¿qué haremos cuando escaseen las divisas? ¿Con qué vamos a comprar en el extranjero lo que el país necesita para que sus habitantes coman?

 Importar alimentos y materias primas se ha hecho más caro y cada vez es más difícil. La demanda internacional de alimentos aumentó enormemente porque hay una nueva realidad en el mundo. Es difícil importar en esas condiciones. Estamos en el peor de los mundos posibles. Cuando la importación se hace cada vez más difícil, y cuando escasean las divisas petroleras.

 Aumentará el descontento si faltan los productos necesarios para alimentar a la población


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: