RAZONES DE PESOS EN EL MADRUGUETE BAGDADISTA

El presidente del Consejo Político Estatal del PRD, Jaime Ojeda Peralta, volvió a las andadas y amenazó con que el domingo al mediodía, entregaría -“conforme marcan los estatutos” repetía una y otra vez cual merolico- la “constancia de mayoría” al candidato ganador de las elecciones internas, el ex policía judicial y ex boxeador Ismael Canul Canul.Cuando uno de los reporteros que cubrió su conferencia de prensa le preguntó qué decían exactamente esos “estatutos” a los cuales se refería de manera tan repetitiva, el chinameco abrió desmesuradamente los ojos, comenzó a sudar, le tembló la papada y buscó desesperadamente con la mirada a quien le había redactado el texto que leyó, para que saliera al quite. Pero lo dejaron solo.

Al final de cuentas se disculpó por no saberse de memoria los estatutos, y reiteró que, pase lo que pase, a partir de este domingo, el perredismo campechano tendrá nuevo dirigente en la persona de Canul Canul, pese a las 58 impugnaciones al proceso interno, dos de los cuales fueron presentados por el propio “candidato ganador”. Vaya paradoja.
Al día siguiente empero, vino la contraorden. Los titiriteros del PRD determinaron adelantar el albazo y hacerlo en viernes, a fin de aprovechar el fin de semana para que nadie se oponga al madruguete.

Es evidente que en ese grupo ha cundido la desesperación. Saben que si ceden ahora, si permiten que las cosas se resuelvan por la vía institucional, ya no podrán tener el control absoluto del negocio, mucho menos si aceptan la remota posibilidad de que el Comité Ejecutivo Nacional, o alguien completamente desligado de la corriente Nueva Izquierda, que es la misma de “Los Chuchos”, se haga cargo de la dirigencia estatal de manera interina, a fin de convocar a nuevas elecciones internas.

¿Y cuál es el fondo del asunto? Dinero y poder. Aunque en estas circunstancias, en donde el PRD campechano está alejándose cada vez más de la posibilidad de ser una vía para acceder al poder político, lo único que les interesa es el dinero. El cash. La lana.
Un informe financiero proporcionado a Expediente por alguien que conoce de cerca el manejo del dinero en ese partido, nos revela puntualmente porque la secta bagdadista pretende seguir manejando a su antojo y gusto todo el dinero que ingresa y que egresa de ese instituto político.

Así, nos informan que anualmente el PRD en Campeche recibe entre prerrogativas nacionales y estatales tres millones 43 mil 376 pesos, de los cuales un millón 896 mil pesos proceden de la dirigencia nacional, mediante ministraciones mensuales de alrededor de 158 mil pesos.

La prerrogativa estatal totaliza un millón 147 mil 376.04 pesos, divididos en 12 aportaciones mensuales de a 95 mil 614.67 pesos.

Claro, nominalmente, el que “maneja” estas grandes cantidades de dinero es el presidente en turno del Comité Ejecutivo Estatal, pero la realidad es que quien se encuentre en ese puesto sólo obedece las órdenes del jefe de la secta, y debe hacer los depósitos mensuales a las cuentas que le ordenan, o de lo contrario se le aplica la guillotina sin más razones ni argumentos.

A propósito de nuestro comentario en la entrega anterior respecto al verdadero propietario del edificio Cedros, donde se ubican las oficinas estatales del PRD, nos informaron que la renta mensual que se paga es del orden de los 27 mil 750 pesos mensuales, pero el dinero va a una misteriosa cuenta bancaria, a la cual nos referiremos más adelante.

LAS CUENTAS PERREDISTAS; LOS FALTANTES DE DINERO

El presupuesto de egresos del PRD que deberá ejercer este año, presenta numerosas irregularidades; hay algunos “boquetes”, es decir, huecos grandísimos por medio de los cuales se fugan miles de pesos mensuales que van a parar a cuentas bancarias cuyo titular tiene nombre y apellido, y se ostenta, obviamente, como el “líder moral” del perredismo campechano.

Por ejemplo, en lo que se refiere a la partida identificada como “Ejecutivo”, que totaliza la cantidad de 76 mil 500 pesos mensuales, nos informan que la suma rebasa el gasto de pago mensual a los 15 miembros que componen el Comité Ejecutivo Estatal del PRD en Campeche, que hacen un total de 59 mil pesos, por lo que existe una diferencia de 17 mil 500 pesos que no se sabe a dónde van a parar. Si esa cifra la multiplicamos por un año, sumarían 210 mil pesos.

En los egresos de “Administrativos”, la situación no cambia, pues se destina a este rubro 15 mil 300 pesos mensuales, y sólo se aplican 10 mil 500 pesos para el pago de tres secretarias, por lo que de los cinco mil 300 pesos que sobran, nadie tampoco da razón en qué se aplican. Multiplicado por un año, tenemos que son 63 mil 600 pesos. De los 35 mil 500 pesos que destinan en su presupuesto para el pago de subsecretarios, solamente se paga a 10 de ellos a razón de dos mil pesos a cada uno, por lo que el importe asciende a 20 mil pesos, y hay un “sobrante” de 15 mil 500 pesos mensuales de los cuales nadie da cuenta, pero que anualmente hacen un importe de 186 mil pesos.

Respecto a las prerrogativas de los comités municipales del PRD en Campeche, sólo cinco tienen el “privilegio” de recibir tres mil pesos mensuales, que hacen un total de 15 mil pesos por lo que de los 33 mil pesos presupuestados en ese rubro, hay otro sobrante mensual de 18 mil pesos, que anualizados, totalizan 216 mil pesos.

En los conceptos de materiales y suministros se observa que para gastos de oficina se destinan 15 mil pesos, que incluyen la compra de material de oficina y otros, pero en la realidad este dinero es repartido entre los nueve subsecretarios al servicio del caciquillo y su sirviente actual.

Para mantenimiento de equipos de cómputo se destinan tres mil 50 pesos mensuales, sin embargo no existe una sola computadora a la que se le tenga que dar mantenimiento, por lo que esta cantidad va a parar a los bolsillos de los dirigentes.

Al rubro de viáticos se destinan mensualmente 18 mil pesos, que son única y exclusivamente para pagos de boletos de avión, hospedaje y alimentación del ex vocero del partido, Ismael Canul Canul, del secretario de Finanzas, Manuel Santos Cuituni y del presidente, Gumersindo Mier Pech, pero en caso de no erogarse, se reparte entre los tres.

Hay quienes sostienen en cambio que en realidad esas tres personas sólo son los que ponen la cara, pues la realidad es que este dinero se le destina al capo de capos, ya que a la fecha se adeuda una cantidad considerable a la empresa Viajes Programados por concepto de boletos de avión que no se sabe a nombre de quién salen y porqué viaja tanto a la Ciudad de México.

Pero la parte más delicada está en el pago de la renta del edificio Cedros, donde se encuentra la sede del PRD en Campeche, y que durante el año pasado fue de 28 mil 750 pesos mensuales.

Lo que se sabe es que ese monto se destina en realidad para cubrir una deuda entre particulares, pues el inmueble, ubicado sobre la avenida La Ría, o Francisco I. Madero, fue embargado por el banco en 1997, instancia que tras ganar el litigio, lo puso a remate, pero con la intervención del entonces gobernador José Antonio González Curi se realizó una triangulación en la que la institución bancaria vendió a un supuesto comprador con ligas con el gobierno anterior, para que a su vez lo pusiera en las manos de los bagdadistas.

Se asegura que un grupo de funcionarios de ese partido se asoció para realizar la “compra” del edificio, y constituyeron una asociación civil entre los que destaca el nombre de Alberto Cutz Can, actual diputado local, quien realizó la transacción y el acuerdo de que los pagos se realizarían cada mes por la cantidad de 28 mil 750 pesos.
Vaya negociazo.

El problema es que el dinero para el pago de esta operación de compraventa entre particulares, proviene de las prerrogativas de ese partido, se está adquiriendo con dinero público, y por tanto, el edificio debería quedar registrado a nombre del PRD, pero no será así, pasará a manos de los integrantes de esta secta que se ha venido embolsando desde 1997 alrededor de 345 mil pesos anuales.

Pero ahí no queda todo. Se trata de sacar dinero por donde se pueda, incluso, para el “pago de teléfono”, rubro al cual se ha venido presupuestando una suma mensual de seis mil pesos, que al año suman 72 mil, pero lo sorprendente es que no existe un solo teléfono instalado en las oficinas del PRD que se encuentre en uso.

Así las cosas, bastará sumar los montos que se fugan en cada uno de estos rubros, para entender el porque de la desesperación porque nadie ajeno a esta mafia tome control del PRD, o por lo menos rinda cuentas, ya que -faltaba más- la mayoría de los consejeros políticos, que son los que aprueban estos informes financieros, son del mismo grupúsculo, y se benefician, tarde o temprano, de estos tejemanejes.

Y es que si sumamos los montos que no aparecen, tenemos que al mes están extraviados algo así como 127 mil 550 pesos, los cuales multiplicados por los 12 meses del año, hacen un interesante total de un millón 530 mil 600 pesos, libres de polvo y paja, que ingresan a los bolsillos de quien no ha querido soltar estas siglas. Y lo mejor, sin pagar un sólo peso al fisco, ni rendirle cuentas a nadie.

Interesante el negocito, ¿verdad?

Tomado de la Columna Expediente de Tribuna de Campeche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s